Pelillos a la mar...¡y sin dolor!

Helena Moliner

Que la fotodepilación es dolorosa, eso todo el mundo lo sabe, al menos la que nosotros conocemos que es la de uso médico. Y si, además, lo que pretendemos depilarnos es alguna zona especialmente sensible (cara, axilas, ingles), todavía más. Aunque pensamos que lo más doloroso de todo es la fotodepilación en hombres (muchos se depilan la barba o una parte del cuello para evitar los pelos enterrados y las irritaciones).  


La fotodepilación es cualquier tipo de depilación que utiliza una fuente de luz cualquiera para erradicar el vello, y la depilación láser es un tipo de fotodepilación que utiliza específicamente el láser como fuente de luz.   Además de la depilación láser, el tipo de fotodepilación más conocida es el IPL (Luz Intensa Pulsada). En un principio se tenía la creencia que la depilación láser era más eficaz que el IPL, pero estudios recientes lo desmienten y fijan la diferencia en la calidad del aparato que se utiliza y en la calidad del profesional que lo aplica, así como en el seguimiento post-tratamiento.  


Pero, dejando estas diferencias y similitudes bien claras, de lo que hoy os queremos hablar es de la gran revolución que supone la última novedad del sector: el ClearScan ALX, un láser de alejandrita escaneado y con un sistema de enfriamiento por zafiro refrigerado que convierte la fotodepilación en algo nuevo, en un tratamiento rápido, extremadamente eficaz y sorprendentemente indoloro.   Si a todo esto le añadimos un cabezal mucho mayor al de la aparatología conocida hasta ahora (lo que reduce casi a la mitad el tiempo de cada sesión), y una efectividad igual o mayor a los láseres existentes en el mercado, estamos ante una verdadera revolución de la fotodepilación por láser.  


Deciros que hemos probado este láser y realmente nos ha sorprendido la corta duración de las sesiones, el tiempo que tardan en volver a salir los folículos que no se han eliminado (en cada sesión se eliminan alrededor de un 15-30% de los folículos pilosos) y lo indoloro del tratamiento. Además el precio es prácticamente el mismo que el de tratamientos con otros láseres, o incluso más barato.  La diferencia, tal y como señalan los estudios a los que nos referimos al principio, estriba en el profesional que nos hace el tratamiento y en la aparatología que utiliza.   


Y aquí va el truquillo de belleza domiciliario:   La verdad es que no importa la forma ni el tamaño, pero sí los cuidados que les damos a  nuestros labios y la apariencia que tengan. La limpieza es fundamental, pero hablando de labios, hablaremos más bien de peeling e hidratación. Un peeling no debe hacerse más de una vez por semana, para no castigar en demasía la piel, y una forma barata de hacerlo es mezclando azúcar (mejor si es azúcar moreno, porque el grano es más grueso), con un poco de yogurt natural, y frotar los labios o con los dedos o con un cepillo de dientes usado. 


La hidratación (a diario, por supuesto) se puede realizar con la típica barra de labios de cacao o con cualquier hidratante que uséis habitualmente. Recordad que lo importante es la constancia. Para el contorno de labios se puede usar la crema de contorno de ojos (cualquiera).  


Y un pequeño truquillo de regalo: para darle volumen a nuestros labios, cuando os los perfiléis, rellenad con el mismo perfilador la parte de la comisura de los labios y lo difumináis un poco hacia el centro del labio. Cuando os apliquéis el brillo, hacedlo únicamente en el centro del labio inferior, y poco a poco ya se extenderá por el resto de los labios. ¡Prohibido hacer el movimiento de labios de uno contra otro cuando nos ponemos brillo o barra de labios! Esto estropea enormemente el maquillaje de la boca.

¿Te ha sido útil este articulo?

Comentarios (0)






¿Tienes dudas?
haz click
aquí

Historial