esculturas

Etiquetas:

La cirugía genital

Helena Moliner

La cirugía genital es, sin duda, lo más revolucionario de los últimos tiempos en cirugía estética y ha experimentado  un aumento espectacular, sobretodo la cirugía genital femenina, en los últimos tiempos en nuestro país. Pero el incremento sería sido mucho mayor si la información llegara a los potenciales pacientes en cantidad y calidad, porque muchas pacientes llegan a las consultas de los cirujanos sin saber que su problema tiene una solución quirúrgica.  


Estas cirugías las llevan a cabo varios tipos de especialistas: desde ginecólogos, pasando por urólogos o cirujanos plásticos. Ellas acuden al cirujano pidiendo generalmente una cirugía de reducción de los labios mayores y/o menores, solución a cicatrices y repoblación del monte de Venus con injertos de pelo. Ellos acuden para engrosar y alargar el pene, remodelar su escroto o ampliar el frenillo, por ejemplo.


Los genitales femeninos suelen acusar el paso del tiempo y los estragos que producen en esa zona los embarazos y posteriores partos. Ellos, a los que también les afecta el paso del tiempo, suelen acudir con el llamado "síndrome del vestuario" tan habitual en los gimnasios. También acuden al cirujano aquellos que por su trabajo precisan de un miembro de mayor tamaño, o por malformaciones congénitas o post-traumáticas (es decir, resultado de un accidente).


La cirugía genital femenina tiene mucho mejores resultados que la masculina, en general, ya que suele tener menos complicaciones post-operatorias y las cicatrices quedan mucho mejor enmascaradas, porque, sobretodo en el engrosamiento de pene, las prótesis necesarias para lograr el resultado adecuado pueden dar problemas en el post-operatorio (aunque no siempre, claro)  y la cicatriz, aunque se haga en un lugar poco visible, no queda cubierta por el vello púbico como en el caso de las féminas.


No obstante, desde Nexo Médico os queremos advertir sobre  la publicidad engañosa y/0 los profesionales que prometen resultados poco objetivos. También hay que tener en cuenta que la aparatología (léase extensores peneanos) que se publicita en diferentes medios de comunicación (televisión, internet, etc.)  puede ser un complemento o apoyo a una cirugía,  pero nunca una solución definitiva  por sí solos. Como siempre, hay que saber en manos de quién nos ponemos y exigirle, además de profesionalidad, honradez en su diagnóstico y previsión de resultados.


Punto y aparte es lo relacionado con el cambio de sexo genital, tema que trataremos en un próximo post. No dudes en consultarnos y te asesoraremos de forma gratuita. Estaremos encantados de ayudarte. 

¿Te ha sido útil este articulo?

Comentarios (0)






¿Tienes dudas?
haz click
aquí

Historial