Cosméticos caros y baratos.

Helena Moliner

Que algo es caro o barato, es una expresión que utilizamos todos los días, sin darnos cuenta que es una afirmación totalmente subjetiva, ya que en la mayoría de las ocasiones, productos cosméticos de 3 € suelen ser los más caros del mercado.


Justo porque en la apreciación sólo tenemos en cuenta el coste objetivo, y no lo que ese cosmético nos aporta positivamente a la piel. Particularmente, si un cosmético que cuesta 3 € no me produce ningún daño, ya me daría por satisfecha. Por supuesto, no le voy a pedir que ni tan siquiera me hidrate, porque eso sería pedirle peras al olmo!


De lo que deberíamos hablar siempre es de una buena relación calidad-precio.


Los cosméticos  tienen el precio que tienen porque detrás  hay unos costes de diseño, fabricación y distribución. Si, además, les añadimos (aunque son los menos, la verdad…), los costes en I+D+i, la cosa ya se puede disparar.


Aunque lo lógico sería que su precio dependiera del porcentaje, calidad y concentración de principios activos que contuvieran (además de la referida inversión en I+D+i),  la verdad es que las mayores partidas presupuestarias de las grandes compañías de cosméticos son el márketing y la publicidad, y el canal de distribución.


Y lo que va a hacer la diferencia en vuestra piel va a ser únicamente la investigación que haya detrás de esos cosméticos, no lo bonito que sea el frasco que lo contiene o lo guapa que sea la modelo que dice que lo usa…


Lo interesante está en saber cómo calculan el precio de un cosmético. Aquí va…


1.- Coste de desarrollo del cosmético (aquí podríamos poner la inversión en I+D+i, pero un porcentaje elevadísimo, muy elevado, de la industria, no tiene investigación propia. Acuden a fabricantes de principios activos, compran, costumizan, etiquetan y comercializan. Poco más…)


2.- Coste de manufactura, o lo que es lo mismo, lo que cuesta la materia prima, el embalaje y la mano de obra necesaria para su fabricación.


3.- Coste de distribución (todos los intermediarios de la cadena, desde el fabricante, al mayorista, minorista, almacenistas varios, transportistas, detallistas, etc…)


4.- Coste de Comercialización (Márketing y Publicidad básicamente, además del coste de la fuerza de venta propia como los visitadores médicos, o todas las muestras y probadores que necesitan tener en el punto de venta)


Dicho lo cual, todo parece indicar que el mejor cosmético no tiene porqué ser ni el más conocido, ni el que tiene el envase más bonito, ni tan siquiera el que se vende en puntos de venta elegantes y conocidísimos. Si no el que su mayor partida es el I+D+i y no el Marketing, la Publicidad o el que tiene que soportar fuertes gastos por un canal de distribución poco eficaz como el Retail (Corte Inglés, perfumerías, etc…)


Por supuesto, nosotros tenemos nuestros cosméticos favoritos!


 


Ya sabéis que somos asesores y consultores, y nuestra labor es gratuita. Así que estamos a vuestra disposición para que nos consultéis lo que queráis. Vuestras consultas, aquí.

¿Te ha sido útil este articulo?

¿Tienes dudas?
haz click
aquí

Historial